LA PUBLICIDAD DE ESTA WEB NO TIENE NADA QUE VER CON NOSOTROS,ES SOLO DE PWG..GRACIAS Y BENDICIONES



















   
  Principio de dolores
  Noticia de la Semana
 






Internet, ¿quemado por el sol?: El cambio de polaridad solar amenaza al mundo digital

El cambio de la polaridad solar que nos aguarda en los próximos dos o tres meses podría tener un impacto irreparable en la vida digital de nuestro planeta. Así lo cree el geólogo y periodista ruso Konstantin Ranks en uno de sus últimos artículos.





Imaginemos que la mayoría de nuestros satélites, simplemente dejan de funcionar. No habrá una radio de onda corta, Internet solo funcionará con cable, los teléfonos móviles van a desaparecer

Los últimos datos de los observatorios solares de la NASA muestran que el campo magnético del Sol está a punto de "volcarse", es decir, de invertir su polaridad. "Nuestro mundo se está acercando rápidamente a un momento nunca visto antes en la historia de nuestra civilización tecnológica que convertirá todas nuestras esperanzas de un gran futuro electrónico en una completa tontería", escribe Ranks, que recuerda que el anterior cambio polar en sol se produjo en 2000, "cuando todo el mundo se conectaba a la Red a través de los módems". 

El cambio de la polaridad solar supone que en un momento dado el campo magnético solar se reduce a cero, exponiendo a nuestra planeta al viento cósmico y el viento solar.  

"Imaginemos que la mayoría de nuestros satélites, simplemente dejan de funcionar. No habrá una radio de onda corta, Internet solo funcionará con cable, los teléfonos móviles van a desaparecer", escribe Ranks, subrayando que el cambio puede afectar no solo a internet o los teléfonos, sino que puede poner en peligro los sistemas de mando y de control nucleares, los complejos equipos de los hospitales o los circuitos bancarios y de cambio.




Siete superhuracanes sacudirán EE.UU., México y el Caribe entre 2013 y 2018

Entre 2013 y 2018 EE.UU., México, el Caribe y América Central se verán afectados por "entre cuatro y siete superhuracanes", según el experto de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Víctor Manuel Velasco Herrera.




Según Herrera, doctor en Investigación Aeroespacial, dichos huracanes serán de categoría 5, la más alta en la escala de Saffir-Simpson, es decir, pueden llegar a alcanzar vientos de hasta 250 o 300 kilómetros por hora. El experto subraya que estas zonas del Océano Atlántico son "cunas" de huracanes muy peligrosos.

La gravedad de este pronóstico llevó al científico a la idea de crear centros de investigación para incrementar el estudio y elaborar métodos de preparación humana para el fenómeno.

Es necesario un sistema nacional de alerta temprana


"Es necesario un sistema nacional de alerta temprana que pueda visualizar la información en tercera dimensión, en sistemas de información geográfica, en navegadores y que sea compatible con la Red NexRAD de Estados Unidos", dijo.

Víctor Manuel Velasco Herrera insta a las autoridades mexicanas a aprovechar los huracanes por su potencial como "grandes abastecedores de agua" para reactivar la economía y revitalizar el campo. "Con un cambio de mentalidad y planificación, el exceso del recurso que hoy se va a los drenajes se puede almacenar y utilizar para zonas como las del norte del país, con severas sequías", agrega.

Para el año 2013 está prevista la formación de dieciocho ciclones por la cuenca del Atlántico de los cuales 'nacerán' nueve tormentas tropicales  cuatro de las cuales se transformarán a huracanes intensos y cinco, a moderados.




Meses en la oscuridad: Una tormenta solar amenaza con dejar a Occidente sin energía

 

 

Una fuerte tormenta geomagnética puede provocar un corte de energía y dejar a las naciones occidentales sin electricidad durante meses. Según un nuevo informe, este escenario ocurriría debido a que el Sol se acerca a la cúspide de su ciclo. Las supertormentas solares ocurren aproximadamente cada 150 años, siendo la última de ellas la fulguración de Carrington, una tormenta geomagnética ocurrida en 1859.

Es un hecho conocido que la actividad solar está interconectada con los campos geomagnéticos de nuestro planeta y que afecta la vida normal en la Tierra, por ejemplo, provocando interrupciones eléctricas generalizadas. Actualmente la actividad del Sol se aproxima a lo que se conoce como ‘máximo solar’ y se espera que el máximo de este ciclo se alcance en 2015.

¿ESCENARIO NEFASTO?

El estudio, elaborado por la aseguradora británica Lloyd’s of London y el grupo de Investigación de la Atmósfera y el Medio Ambiente, presenta un panorama ‘apocalíptico’, puesto que se cancelarían servicios de los que depende la vida de la gente en la actualidad. Por ejemplo, los sistemas de control de tráfico aéreo se detendrían, lo que podría provocar colapsos en el cielo. Los satélites que posibilitan las redes de telecomunicaciones del mundo dejarían de funcionar. Los enfermos que dependen de aparatos eléctricos podrían perder la vida.

También podría darse el caso de que los clientes reclamaran responsabilidades al considerar que las compañías no tomaron medidas de prevención suficientes durante un apagón, lo que tendría consecuencias importantes para la industria de seguros.

De acuerdo con el informe, los costos económicos serían catastróficos. El coste total de este escenario en Europa y América del Norte se estima en 2,6 billones de dólares si la carencia de energía durara cinco meses.

SECUELAS MÁS GRAVES QUE EN EL PASADO

Según el informe, las supertormentas solares ocurren aproximadamente cada 150 años. La última de ellas fue la conocida fulguración de Carrington, una tormenta geomagnética que en 1859 causó interferencias en las líneas de telégrafo de todo el mundo y durante la cual se observaron auroras muy brillantes. Pero eso ocurrió cuando las personas no eran tan dependientes de la electricidad.

En 1989 una gran tormenta geomagnética provocó un apagón en Quebec que dejó a cinco millones de personas sin electricidad durante nueve horas en invierno. El incidente costó 12.700 millones de dólares estadounidenses, las agencias espaciales de varios países perdieron el rastro de algunos de sus sondas y satélites.

Actualmente hay cuatro satélites que pueden advertir a la Tierra de una tormenta de este tipo y permitir a los operadores prepararse y tomar medidas preventivas antes de la tormenta, aunque el informe agrega que la fuerza de la tormenta solo puede saberse entre 15 y 30 minutos antes de su llegada.

 

 
 
 
 







IR ARRIBA